Usos de asistentes virtuales para inmobiliarias

Tiempo de lectura: 4 minutos
Los usos de asistentes virtuales para inmobiliarias pueden ser múltiples. En este post hacemos una primera aproximación, teniendo en cuenta los retos que enfrentaba el sector a comienzos del año 2020 

Al finalizar el cuarto trimestre de 2019, el tiempo medio de venta de un inmueble en España rondaba los 8 meses. Un dato, el del plazo de venta, que es clave para tomar el pulso a la salud del sector inmobiliario. En el último año, este plazo había ido disminuyendo hasta situarse en esa media para todo el país. Sin embargo, el escenario para 2020 ha cambiado las premisas del Real Estate. La crisis de la COVID-19 ha paralizado la actividad de muchos sectores, entre ellos el inmobiliario.

Pero las crisis son también oportunidad. Se ha demostrado en otros sectores cómo la situación vivida ha hecho adoptar herramientas tecnológicas, en muchos casos a marchas forzadas, que han permitido continuar con las actividades económicas. 

En el ámbito inmobiliario son muchas las innovaciones que pueden implantarse, sobre todo de cara a enfrentar el nuevo escenario para 2020. Y una de estas tecnologías son los asistentes virtuales.

Retos del sector inmobiliario para el 2020

La pandemia del COVID-19 ha traído un escenario que era imprevisible a principios de 2020. Al igual que en otros ámbitos, el inmobiliario ha visto cambiar sus retos de cara a este año, así como las previsiones del sector.

La incertidumbre, consecuencia de los Estados de Alarma, ha paralizado en gran medida la actividad inmobiliaria y ha cambiado algunas premisas:

  • El mercado laboral ha experimentado un aumento de las tasas de desempleo y, en consecuencia, muchos ciudadanos han visto mermado su poder adquisitivo. La demanda, pues, disminuye en gran medida.
  • La crisis del sector turístico ha devuelto al mercado un gran número de inmuebles que hasta ahora estaban destinados al alojamiento turístico. Por tanto, aumenta la oferta de venta y alquiler.
  • La obligatoriedad de permanecer en las casas confinados ha hecho que muchos ciudadanos cambien sus prioridades a la hora de buscar un inmueble: casas más amplias y con estancias donde teletrabajar, luz natural y balcones, espacios al aire libre como patios o terrazas…
  • La tendencia hacia el trabajo en remoto puede hacer que las ciudades dejen de centralizar la demanda de inmuebles, revitalizando quizá otras zonas.

En cualquier caso, en julio de 2020, es pronto para saber en qué medida afectará toda esta situación al ejercicio actual. Lo que sí han comprobado ya algunas inmobiliarias es que la incorporación de innovaciones tecnológicas como los asistentes virtuales puede minimizar en gran medida el impacto de una posible crisis. 

Usos de asistentes virtuales para inmobiliarias

Los asistentes virtuales se han erigido como verdaderos aliados de la atención al cliente en cualquier tipo de negocio. Pero no es su única aplicación. En el sector inmobiliario son múltiples los usos a los que puede destinarse esta tecnología basada en Machine Learning e Inteligencia Artificial. De hecho, en esta misma página puedes ver un ejemplo de usos de asistentes virtuales para inmobiliarias. Sólo tienes que preguntarle a DiFi.

Estos usos van destinados sobre todo a retener a quienes llegan a la web o la aplicación de la inmobiliaria. Una de las claves está en ofrecer una atención rápida, que disminuya los tiempos de espera del cliente. Algo que es posible gracias al soporte multicanal. De esta forma se atiende tanto al usuario tradicional como a aquellas generaciones más jóvenes que están habituadas a procesos más inmediatos gracias a la tecnología.

Retención del cliente

¿Has tenido alguna vez la sensación de perder el tiempo cuando cumplimentas un formulario o al consultar una web? Por desgracia esto ocurre bastante a menudo, no sólo en páginas inmobiliarias, sino también en las de otros sectores. 

Hay determinadas operativas que generan esta sensación de pérdida de tiempo. Paradójicamente, son tareas en cierta medida sencillas y mecánicas que se podrían optimizar gracias a la implementación de un asistente virtual. Te damos dos ejemplos de ello:

  1. Listado de inmuebles. Con los planteamientos actuales de las web inmobiliarias, el visitante que aterriza en ellas ha de ir completando campos y seleccionando filtros para recibir una lista de inmuebles más o menos depurada. Un proceso que tendrá que volver a iniciar cada vez que quiera introducir o modificar una variable en su búsqueda. Con un asistente virtual, sin embargo, el cliente sólo tiene enunciar aquellas características que busca en el inmueble.
  2. Gestión de citas. Dialogflow permite conectar con herramientas externas, como los CRM donde se gestionan las citas de los agentes. El asistente virtual, por tanto, puede tener acceso a un calendario actualizado. Además, al estar disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana el cliente puede contactar en el momento que mejor le venga obteniendo una cita de forma inmediata. Esta inmediatez evita, en gran medida, la pérdida de clientes en la fase de contacto.

Disminuir los tiempos en este tipo de tareas resulta fundamental para la retención de clientes. 

Habla de asistentes virtuales con DiFi

Comenzar

Atención Multicanal

Otra ventaja de integrar las interfaces conversacionales a la atención al cliente es la convergencia multicanal. Dialogflow permite guardar, de forma anonimizada, el histórico del flujo conversacional independientemente del canal de entrada: ya sea a través de una ventana en la web o app, de un sistema de mensajería (WhatsApp, Telegram…), de redes sociales (Facebook, Twitter…) o incluso de una llamada telefónica. Esto tiene una doble ventaja:

  • Por un lado, evita que el cliente tenga que reiterar información, ya que existe el histórico. Así, se puede retomar la conversación en cualquier punto y siempre puede haber referencia a algún dato aportado con anterioridad.
  • Por otro, en caso de que fuera necesario, la conversación podría ser transferida a un agente humano.

Esta multicanalidad, junto a la integración de la voz, enlaza con los hábitos que se están implantando en las generaciones más jóvenes. Este público ha asimilado en su día a día el uso de dispositivos como Google Assistant o Amazon Echo. 

Al asimilar este tipo de tecnologías, cambia también el modo en el que los usuarios cubren sus necesidades. Por ello, las empresas están obligadas a innovar y adaptarse a estos nuevos procesos. En efecto, uno de los retos presentes de las inmobiliarias es el de atraer a los Millennial y la utilización de interfaces conversacionales puede ser una manera de enganchar a este target.

Deja un comentario